skull

El craneo humano y la proporción áurea

Ciencia & Tecnología Salud & Belleza

El cráneo humano obedece a la proporción áurea, sugiere un estudio. Los anatomistas dicen que eso es ridículo.

En un mundo donde una tentación matemática conocida como la proporción de oro está supuestamente escondida en cada sitio hermoso, desde la concha de un caracol hasta el Partenón de Grecia y las pirámides de Egipto, tal vez no sea sorprendente que los humanos hayan intentado durante mucho tiempo vincularla con…. bueno, los humanos.

Pero la proporción de oro es más una leyenda urbana que una clave secreta del universo; no describe la concha de un caracol, el Partenón, las pirámides o las caras hermosas, como la creencia popular diría. Lo mismo ocurre con un nuevo estudio que sugiere que la proporción áurea existe dentro del cráneo humano: Los anatomistas dicen que son tonterías.

La proporción áurea, también conocida como proporción divina
, es un número infinito que es aproximadamente igual a 1.618 y se calcula dividiendo una línea en dos partes desiguales, de manera que la parte más larga dividida por la más pequeña es igual a la línea entera dividida por la más larga. (a/b = (a+b)/a = 1,618033988749894948420 ….)

La proporción de oro existe en algunos lugares, como en la forma en que se disponen las semillas u hojas de ciertas plantas, y ha inspirado algún arte, como el de Salvador Dalí. Pero muchos estudios previos también han sugerido que la proporción de oro existe en la anatomía y fisiología humana – como en nuestros dedos, un útero fértil, glóbulos rojos e incluso una presión sanguínea saludable – y la mayoría de estas afirmaciones no han estado a la altura de la ciencia real.

Sin embargo, hasta ahora, nadie había sugerido que la proporción existiera en los cráneos humanos, señaló el autor principal, el Dr. Rafael Tamargo, profesor de neurocirugía de la Facultad de medicina de la Johns Hopkins.

Después de años de operar el cerebro de las personas, primero midiendo manualmente sus cráneos con una cinta métrica, Tamargo comenzó a darse cuenta de que las dimensiones del cráneo podrían seguir la proporción dorada. Para obtener cifras más precisas, Tamargo y su colega el Dr. Jonathan Pindrik, neurocirujano del Nationwide Children’s Hospital y profesor asistente de cirugía neurológica de la Facultad de Medicina de la Ohio State University, decidieron analizar cráneos humanos y de otros mamíferos.